jueves, 22 de septiembre de 2016

Nos relajamos en compañía

      Cuando volvemos del recreo necesitamos un poco de relajación antes de ponernos con otra propuesta. Bajamos pulsaciones, descansamos, nos tranquilizamos...

      A mí, como soy una "cuento adicta", me gusta contarles un cuento a la vuelta del patio. Pero últimamente les he puesto una canción romanticona del estilo de Vanesa Martin o India Martínez y durante la misma el maestro José Migue y yo les hacíamos cosquillitas en el pelo mientras descansaban su cabeza y brazos en la mesa.

      Como estamos realizando diferentes actividades para interiorizar nuestro equipo, hoy uno de cada mesa se ha encargado de relajar a sus compañeros/as.






   Un día me los como... lo voy avisando...





miércoles, 21 de septiembre de 2016

Creando necesidad de saber contar


      ¿Qué pasa cuando tienes que pedir una cantidad de pegatinas para completar unos circulitos negros muy superior a lo que sabes contar? 

       Me vine arriba con las peticiones de los colores de la plastilina y les propuse jugar a las tiendas de nuevo con el maestro José Miguel, así que dos tiendas en vez de una. Esta vez tenía pegatinas. Intenté engañarles con los colores pero fueron adivinando los cuatro colores: rojo, amarillo, verde y azul.

      Les dije que tenían que pedirme cuántas y de qué color las querían para tapar todos los puntitos negros. Yo ya los había evaluado con un dado un par de día antes y sabía si conocían la retahíla (1,2,3,4...) y si asociaban cada número a un objeto (básicamente saber contar) y no muchos sabían.

      En el papel pintaban del color que querían pero no dibujaban tantos como. Así que les di la posibilidad de pedirlos de forma oral.

     Algunos me enseñaban varios dedos, otros me decían 1,2 y 3, o 5,2,4,8, o 2... y así iban dando viajes a la tienda hasta completar los puntitos.


     Despegar la pegatina ya tiene su problema en sí...



      Porque no es lo mismo aprender a contar por contar que contar por necesidad, para solucionar problemas que pueden surgir en la vida. Como el que nos ponía como ejemplo mi profesora de matemáticas Luisa Ruiz Higueras: "lleva a la mesa los cubiertos que necesitemos para comer todos, en un solo viaje"

Matemáticas para la vida.

martes, 20 de septiembre de 2016

Pasamos lista

      Como es normal, no aguantamos aún  mucho rato en la asamblea. Pero si vamos adquiriendo rutinas de propuestas que hacen la diario allí, como cantar "Voy al cole", "Sol solecito"...

       Cada día voy añadiendo algo nuevo. Hoy hemos puesto las fotos en las tartas de los cumpleaños (una tarta por mes) he escrito en la pizarra veleda el día de la semana y dibujado una nube por el tiempo que hacía. Hoy he servido de ejemplo y mañana empezarán a hacerlo ellos.

       Lo que sí hemos hecho a diario es pasar lista. Con la música de la canción de los dedos (dedo pulgar, dedo pulgar, ¿dónde estás?...) les voy llamando uno a uno, me saludan, les doy su nombre y lo pegan debajo de su foto. De esta forma manipulamos nuestro nombre, algo tan "nuestro" para acercarnos poco a poco a la discriminación de las letras. Asociándolo a nuestra imagen.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Primeras peticiones en 3 años

         Como hemos superado la primera semana emocionalmente que era lo que más me preocupaba, hoy he comenzado a comprobar cómo resuelven pequeños conflictos.

         La mamá delegada nos ha traído ya la plasti. Tenemos de todos los colores, pero no podía perder la oportunidad repartiendo un poquito a cada uno y a jugar... no.

       -  ¿Quién sabe lo que es esto?
       - "padti"
       - ¿queréis jugar con la plasti?
       - Siiiii
       - ¿ésta de qué color es?
       - ¡verde!
       - ¿quién quiere plasti verde?
       - yoooo
       - y ¿ésta de qué color es?
       - rosa
       - ¿quién la quiere?
       ....

   Pues yo voy a poner aquí mi tienda con todas las plastis de todos los colores. Os voy a dar un papel, un lápiz nuevo nuevísimo y colores. En el papel me ponéis de qué color queréis la plasti y con el lápiz tenéis que poner vuestro nombre para saber de quién es.


     Y llega la primera... que por si alguno/a no lo ha cogido, le sirve de orientación.

 

     Y vienen en grupos desde diferentes mesas con distintas producciones pero con la misma idea 😍

    

    




        Sus primeras peticiones por escrito.

      Porque la escritura tiene su finalidad y aprendemos a escribir a través de ella.






        

viernes, 16 de septiembre de 2016

¡¡Primera semana superada!!

Después de una semana de período de adaptación, sin período de adaptación, solo con el primer día de horario flexible de 12 a 14... he de decir que ha ido mucho mejor de lo que me esperaba.

      La sensación de seño-mamá pato, va mejorando día a día... cada vez son menos los que me persiguen a cada uno de mis desplazamientos por la clase.

       La pena por separarse de sus familiares la van llevando cada vez mejor, a penas lloran los poquitos que lo hacían.

      Aún hay que tener mil ojos con los escapistas despistados y los escapes por despiste... 

     La clase cada vez es más suya con sus nombres y fotos en perchas, bandejas, mesas, asamblea...

     Vamos marcando una rutina adaptada a las necesidades del grupo y empezamos a ser felices.


    Aunque alguno decía "seño yo no sabo escribir" cuando le propuse escribir su nombre y mamá y papá para el regalo sorpresa, yo lo leo claro.


      Partimos de la etapa indiferencia pero con la clara intención de darles la oportunidad de escribir y expresarse por escrito siempre que lo necesiten. Mientras tanto yo seguiré disfrutando del paso de una etapa a otra, de besarles, achucharles, cogerles, escuchar su lengua de trapo y reírme con ellos y ellas.


     Sí, ser maestra de niños y niñas de 3 años es agotador en muchas ocasiones y sobre todo los primeros días, pero recompensa cada uno de sus pequeños avances.


      La primera semana ha sido mucho más fácil con el maestro José Miguel. Totalmente enseñanza de calidad.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Evaluandando despacito...

Tercer día de cole. No vamos mal, bastante bien diría yo... Pero lo contaré detenidamente en otra entrada. No quería quedarme con estas imágenes de su primera, segunda o quizá tercera toma de contacto con el texto escrito. Por supuesto de sus nombres para empezar, ya que es lo más cercano para ellos.

Les he invitado a tomar asientos para regalarles algo. Cuando se lo he enseñado les he preguntado si sabían lo que eran. Algunos han empezado a decir que números y ya les han seguido el resto con la misma respuesta. Uno se aventurado a contestar que eran I U A O... A lo que he aclarado que eso eran letras. ¿Entonces son letras o números? Las hemos analizado y leído a la misma vez que las repartía y les saludaba con la canción de bienvenida.

Nos hemos fijado en el tren que teníamos en la pared. Antonio ha dicho que tenía vagones. Pero ¿cuántos? "Muchos" "1 y 2" "4, 3, 7, 8" ... Sofía se ha levantado y los ha contado y nos ha dicho "4" 

Han dicho de qué colores eran y cada uno ha elegido uno y han colocado el nombre como han creído conveniente. Si a mí me hubieran dado una palabra en árabe o chino, seguramente la habría colocado del revés... 






         Comenzando sabiendo desde dónde partimos.

      ¡Qué comience un largo camino descubriendo el lenguaje escrito!

lunes, 5 de septiembre de 2016